Impaciencia.

Sé cómo te sientes. Tienes ilusión por ponerte manos a la obra y empezar a trabajar, esto de preparar documentos, diagramas, planes, canvas, etc., te parece que empieza a ser una pérdida de tiempo. No te impacientes. Parte del éxito de tu proyecto depende de este estudio previo. Es más importante de lo que puede parecer.

Cuando vamos a emprender debemos ser conscientes de que existen una serie de incertidumbres que conllevan unos riesgos potenciales. Debes dedicar tiempo a hacer una reflexión que te permita documentar dichos riesgos, y definir un plan de acción para el caso de que tengas que afrontar alguno de los problemas que de ellos se derivan. De esta forma, reduces en parte la incertidumbre.

No te precipites al emprender. Analiza los riesgos y reduce la incertidumbre - tuitéalo

 

Los Riesgos más importantes cuando emprendes

Algunos de los riesgos que debes vigilar y controlar son estos:

Falta de conocimiento del sector al que te diriges

Debes informarte lo mejor posible, buscar conocidos que puedan orientarte e investigar todo lo que puedas para reducir ese vacío. También puedes incorporar a alguien a tu equipo que sí lo conozca. Estudiar el sector no te dará la experiencia, pero te ayudará a reducir el riesgo.

 

Capacidad económica insuficiente

Como dijimos en el post anterior, es importante preparar un Plan Financiero y tener una previsión de la evolución de los resultados y de la tesorería. Francamente, la realidad puede ser muy diferente, pero ese plan te da una hoja de ruta que te ayuda a saber si vas cerca o no de la línea prevista. Nunca pongas en juego todo tu capital y determina cuál es tu punto de no retorno.

Haz tu Plan Financiero y determina cuál es tu punto de no retorno - tuitéalo

 

Posibles cambios en el entorno

Es posible que hayas detectado una necesidad y que tengas una gran idea para cubrirla, pero puede ocurrir que alguien esté trabajando ya en ello e incluso tenga casi un prototipo desarrollado, o que consigas ser el primero pero pronto te copien, o salga un sustitutivo. Es algo que debes tener previsto, investigado y estudiarlo lo mejor que sea posible.

 

Falta de ventas

Tu plan de negocio debe incluir un estudio de mercado, pero comprendo que esto se dice muy fácil. Te recomiendo que dediques el tiempo que sea necesario a conocer los precios a los que la competencia vende sus productos, y que te asegures de que tu cliente potencial valora lo que tú crees que es diferencial en tu oferta. En la práctica, hay competidores potentísimos con grandes grupos de inversión detrás que son capaces de tirar los precios del producto que sea. Debes tener un plan B, o una gama lo suficientemente amplia como para que eso no sea un problema insalvable. Si tienes un proyecto online, puedes solicitar un informe que analice a la competencia con herramientas profesionales. Se aprende mucho de la competencia, cuando sabes cuánto invierte en publicidad en los buscadores, qué visitas tiene, con qué términos de búsqueda le llega el tráfico, etc.

Puedes aprender mucho de tu competencia. Estúdiales y mejóralo - tuitéalo

 

No conocer lo suficiente al cliente potencial

Si tu negocio va a ser físico, no puedes ubicarte en cualquier sitio. Cada vecindario tiene unas peculiaridades en cuanto a edad, capacidad económica o rutina diaria que condicionan la adecuación de tu objetivo. Analízalo porque es una decisión clave. No te quedes con que los gastos son pocos y el local está reformado y agradable. Evalúa al vecindario. Y en cualquier caso, debes tener en cuenta que tu cliente no solo busca tu producto o servicio de una forma física. También lo hace online, así que debes tener previsto cómo va a ser tu presencia online, porque somos cada vez más los que cuando necesitamos un producto o un servicio, lo primero que hacemos es abrir un buscador en el ordenador de casa, del trabajo o en el teléfono móvil y tecleamos. El que aparezca en las primeras posiciones de los resultados, tiene posibilidades de llevarse al cliente. Si tú no estás entre ellos, perderás esa oportunidad.

Tu cliente potencial también busca tus productos en internet. ¿Estás ahí para escucharle? - tuitéalo

 

Inexperiencia en la gestión de la Tesorería

Nunca pierdas de vista la previsión de tesorería. Los números, la contabilidad, son algo que no gusta nada a la mayoría de emprendedores, pero es completamente necesario gestionarlo bien. Podrías estar teniendo buenos resultados, pero por una mala gestión de tesorería tener que cerrar. Que eso no te arruine el proyecto. Si necesitas ayuda, apóyate en profesionales. Haz una gestión adecuada de tus flujos de tesorería. Elabora una previsión y haz un seguimiento adecuado

¿Haces una buena gestión de tus Flujos de Tesorería? Los Riesgos al Emprender - tuitéalo

 

Conclusión

Como he dicho, estos son solo algunos de los riesgos que debes tener previstos. Reflexiona y haz una lista completa que refleje qué harás si ocurre algo en concreto. Los riesgos no desaparecerán y como decía anteriormente los habrá inesperados, pero si eres capaz de tenerlos previstos podrás reorientar tu camino. “Pivotar” es un concepto que vas a escuchar mucho y significa básicamente cambiar de dirección cuando las circunstancias lo hacen oportuno.

Anterior: Busca ayuda y déjate orientar               Siguiente: Conocer el producto, el cliente, la competencia, el canal